Esta preboda fue una sesión que voy a recordar siempre.
 
 En un entorno único, la playa de las tres piedras, en un mes de octubre que lucía como un día de verano. Marea baja y un atardecer espectacular.
 
Por la nobleza y la belleza de los caballos con sus bridas al viento. No hay animal más bonito para fotografiar.
 
Y por esta pareja, Mila y Javier, que comparten pasión por la equitación y la naturaleza. Por sus miradas cómplices, porque cuando se da la química la cámara la captura y se produce la magia.
 
Se daban todos los ingredientes para crear recuerdos eternos y únicos… Y lo logramos!
 
No se pudo disfrutar más, una jornada inolvidable que resumimos en este video hecho desde el cariño.
 
Si quereis ver otro reportaje ecuestre en otro rincón de nuestra provincia de Cádiz.
 
Contacto

Infórmate de todo:

14 + 12 =